Un código contra el ictus

Ir abajo

Un código contra el ictus

Mensaje por Jorge el Dom Nov 09, 2008 12:22 pm


El ictus es la denominación que se aplica al grupo de enfermedades causadas por un problema circulatorio a nivel cerebral. La patología provoca que una parte del cerebro no funcione bien y los primeros síntomas para identificar la dolencia son la pérdida de tacto en medio cuerpo, los transtornos del lenguaje o un dolor de cabeza intenso y súbito. Para neutralizar los efectos del ictus, también conocido como feridura o embolia, es imprescindible actuar durante las tres primeras horas de haber sufrido la enfermedad bascular cerebral. Este es el objetivo que persigue el Código Ictus, un protocolo que se activa con una llamada al 061 y que el Arnau de Vilanova aplica desde el 1 de marzo de 2006.
Los doctores Jordi Sanahuja y Francisco Purroy, del área de Neurología del Hospital Arnau de Vilanova, están al frente de este programa que tiene como objetivo atajar los efectos del ictus y conseguir una curación total o reducir al mínimo los efectos de la embolia. “La gente cree que no hay tratamiento para el ictus y no es así”, explican los doctores, que reiteran que es importantísimo llegar al hospital durante las tres primeras horas después de haber sufrido el ictus para iniciar el tratamiento que puede mejorar el pronóstico. Para activar el código ictus no es necesario ser médico, puesto que lo puede hacer cualquier persona que identifique los síntomas de la enfermedad llamando al 061. Cuando el paciente llega al Hospital Arnau de Vilanova se realiza la primera valoración con un análisis de sangre y un escáner. Es entonces cuando los doctores que participan en este programa analizan si el paciente cumple con los criterios necesarios para recibir el tratamiento.
El ictus no es una enfermedad homogénea, puesto que la medicina divide esta patología en dos clases: el ictus isquémico y el hemorrágico. El primero es el más común entre la población, el que sufre un 80 por ciento de los pacientes y que se define por un déficit de aportación de sangre en el cerebro causado por un coágulo. El segundo, el ictus hemorrágico, sólo afecta al 15 o al 20 por ciento de la población y se explica por un derrame de sangre en el cerebro causado por una ruptura arterial. En ambos casos la enfermedad provoca que una parte del cerebro no funcione bien, pero también es importante saber de qué tipo de ictus se trata, porque actualmente sólo hay tratamiento para el ictus isquémico. Cuando llega un paciente al Arnau aquejado de un ictus, y después de haberse realizado las pruebas pertinentes, los pacientes que no tienen contraindicaciones reciben un tratamiento fibrinolítico que aclara la sangre para deshacer el coágulo que obstruye la arteria. “Este tratamiento mejora el pronóstico en un 60%”, explican los doctores”, que aseguran que en estos casos se consigue una curación total o que el ictus afecte lo mínimo posible. El resto, el 40% de los pacientes, pueden quedar como dependientes o incluso no superar la enfermedad.
El Arnau trata al año unos 700 casos de ictus y al mes se activan 5 códigos ictus. Los doctores Sanahuja y Purroy admiten que este número aún es bajo, pero que hace falta una mayor difusión de la existencia de este código entre la población. Y es que pese a que el tratamiento no se puede aplicar a todos los pacientes porque llegan después de las tres horas o porque su ictus es hemorrágico o tienen contraindicaciones, el Código Ictus es un instrumento que, sin duda, puede salvar muchas vidas.

FUENTE:www.lamanyana.es
avatar
Jorge
Junta Directiva

Cantidad de envíos : 650
Edad : 44
Localización : Madrid
Fecha de inscripción : 09/08/2008

Ver perfil de usuario http://www.jorgerivas74.blogspot.com

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.